Alabanza y Adoración


Es un privilegio para nosotros poder compartir éste hermoso ministerio de Alabanza y Adoración con ustedes. Como siempre compartimos, Dios no busca cantores, ni músicos, aunque creemos que la música es un excelente medio para entrar en su Presencia, pero Él está buscando verdaderos adoradores que adoren en Espíritu y en Verdad (Juan 4:23-24) y de eso se trata. Nuestro objetivo es que en nuestra congregación exista una adoración genuina, del corazón, no sólo cada domingo sino como sacrificio vivo. Cada día vivir una vida de adoración a Dios, vidas transparentes y rendidas. Nuestro deseo es poder transmitir y hacer disfrutar de la Presencia de Dios a través de la música y queremos lograr como ministerio cada día hacerlo de la mejor manera y con excelencia y sobre todo con unción para que vidas sean alcanzadas mediante un encuentro real y personal con Dios. Y para eso trabajamos, cada sábado nos juntamos como ministerio para buscar más de su Presencia y poder perfeccionarnos, buscando cada día ser mejores para Él porque Él es digno de lo mejor. Al último sábado de cada mes lo llamamos sábado creativo porque Dios puso en nuestros corazones empezar a componer nuestros propios temas y creemos que Dios nos va a acompañar en éste nuevo proyecto.

¡Aclamen con alegría al Señor, habitantes de toda la tierra!
Adoren al Señor con gozo.
Vengan ante él cantando con alegría.
 ¡Reconozcan que el Señor es Dios!
Él nos hizo, y le pertenecemos;
somos su pueblo, ovejas de su prado.
Entren por sus puertas con acción de gracias;
vayan a sus atrios con alabanza.
Denle gracias y alaben su nombre.
Pues el Señor es bueno.
Su amor inagotable permanece para siempre,
y su fidelidad continúa de generación en generación
(Salmo 100:1-5)