Pastoral de la pareja separación, divorcio y nuevo matrimonio

Oct 16, 2013   //   by Buenas-Nuevas   //   Noticias, Reflexiones  //  1 Comentarios

LÍNEAS PASTORALES
Dr. J. Norberto Saracco

El ministerio pastoral tiene la ardua tarea de guiar al pueblo de Dios para que viva de acuerdo a los principios y valores del Reino de Dios. Estos principios y valores para la vida están en la revelación de Dios a través de Su Palabra. Lo difícil de la labor pastoral es aplicarlos en una situación y tiempo determinado. La pregunta es ¿Cómo llevar a la práctica la inalterable Palabra de Dios en medio de la fragilidad y condicionamientos humanos?

Hay dos respuestas fáciles a esta pregunta, aunque están en extremos diferentes:

1. Hagamos exactamente lo que la Palabra de Dios dice sin importar circunstancia ni ocasión.
2. Hagamos lo que a nuestro criterio más conviene a esta situación, sin importar lo que la Palabra de Dios dice. Simplemente tratemos de adaptarla lo más posible a las circunstancias.

La primera respuesta tiene apariencia de piedad y santidad, pero en realidad es lo que en el Nuevo Testamento se denuncia como “legalismo”. Por ejemplo, la Palabra de Dios dice con toda claridad que la mujer sorprendida en adulterio debe morir apedreada. Sin embargo, cuando a Jesús le toco actuar en estas circunstancias perdonó a la mujer adúltera y le salvó la vida. ¿Invalidaba esto la Palabra de Dios? NO. Jesús enseñó que sus leyes y mandamientos fueron dados para corrección y salvación, no para la destrucción.
Lo más fácil y “bíblico” era apedrear a la mujer. Jesús escogió el camino más difícil y “cuestionable” del perdón y la restauración.

La segunda respuesta tiene la apariencia de la comprensión y sensibilidad, pero en realidad es puro “relativismo” y “humanismo”. Es decir, según esta postura no hay verdades absolutas, ni mandamientos. De acuerdo a nuestros sentimientos y opiniones juzgamos y aplicamos de la Palabra de Dios lo que coincide con nuestra opinión. Esta es la postura más común en nuestros días. El pensamiento postmoderno nos dice: “si te parece bien hazlo”.

Ni el “legalismo” ni el “relativismo” son nuestras opciones. Amamos la Palabra de Dios y es para nosotros nuestra única regla de fe y vida. Desde la tarea pastoral cada día luchamos, aun contra nosotros mismos, para llevar la Palabra eterna e inamovible de Dios a la fragilidad y precariedad de la situación humana. Lo hacemos con temor y temblor conscientes de los riesgos y malos entendidos que implica el no querer aplicar “respuestas bíblicas” como fórmulas atemporales ni ceder a las “corrientes de este mundo”.

Al abordar en la pastoral familiar temas tales como separación, divorcio y nuevo casamiento somos conscientes que tocamos asuntos que en nuestros días tienen una relevancia especial. La familia está deteriorada, los modelos tradicionales están en crisis y la ideología contemporánea parece haberse ensañado particularmente contra la familia. Como pastores del Pueblo de Dios debemos enfrentar a diario esta problemática que nos llega con toda crudeza y a partir de experiencias tan disímiles que nos hacen repetir lo que todos sabemos: no hay dos casos iguales, como no hay dos personas iguales.

Al trazar estas “líneas pastorales” deseamos contribuir con nuestros consiervos dando un marco de referencia para la labor pastoral que nos permita manejar criterios similares dentro de nuestra familia de fe. No tratamos aquí casos específicos porque entendemos que cada uno debe ser analizado en su singularidad y complejidad. Respetamos toda postura diferente a la nuestra pues presuponemos que detrás de cada una de ellas está el mismo deseo de fidelidad a Dios y su Palabra.

EL MODELO DE DIOS Y LA TRAGEDIA DEL PECADO

La Palabra de Dios afirma que el hombre y la mujer fueron creados el uno para el otro. El varón y la mujer creados a imagen y semejanza de Dios (Gn 1.27) se necesitan mutuamente para alcanzar su plenitud. El hombre, creado por amor, está llamado a amar, y es en el matrimonio donde ese amor se hace entrega tan profunda y total que el varón y la mujer llegan a ser “una sola carne” (Gn 2.18-25). El amor mutuo se transforma en imagen del amor absoluto de Dios hacia el hombre. Es pues el matrimonio creación de Dios. Fue Dios que vio que no era bueno que el hombre estuviera solo y es Dios quien invita a dejar padre y madre y unirse en el vínculo más profundo y total que puede experimentar el ser humano, que hace de dos personas una sola.
Las Sagradas Escrituras se abren con el relato de la creación del hombre y la mujer y su unión matrimonial, y concluye en el Apocalipsis con las “bodas del Cordero” (Ap 19. 7-9). De principio a fin la Escritura habla del matrimonio, su origen divino, su institución, las dificultades que atraviesa producto del pecado, y su figura como modelo de la unión entre Cristo y la Iglesia.
Dios creó al matrimonio indisoluble y como ámbito de la expresión pura y comprometida del amor. Este es el modelo de Dios.
Sin embargo el pecado que afecta al hombre y la creación también ensucia, lastima y distorsiona el matrimonio. El egoísmo, el espíritu de dominio, la infidelidad, los celos, la discordia y aun la violencia, son algunas manifestaciones del pecado que anidan en el corazón del hombre y dañan su relación con el otro, inclusive el matrimonio. Sus consecuencias son trágicas y no solo afectan a los esposos sino también a sus hijos y núcleo familiar.
Existe hoy la tendencia a desvalorizar el matrimonio relativizando su importancia, propiciando la unión de las parejas sin establecer vínculos estables y llevándolo a la categoría de un simple contrato social modificable al antojo de las partes. Esta actitud nada tiene que ver con el proyecto de Dios para la pareja humana y por lo tanto está plagada de dolor, frustración y desasosiego. El hecho que hoy más del 40% de los matrimonios termine en divorcio no es un mero dato estadístico sino una tragedia social.

ENTRE EL IDEAL Y LA REALIDAD: EL PODER DEL PERDÓN Y LA GRACIA

Debemos afirmar con absoluta claridad que todo aquello que contradice, se opone o distorsiona el plan de Dios es pecado. Como dice una autora “la separación es un aborto: interrumpe el proceso normal del desarrollo de la vida familiar”. Quien se casa lo hace para estar más próximo del otro, tener mayor intimidad, estar juntos más tiempo, compartir un proyecto de vida. La separación rompe este ideal y recorre un camino inverso. El divorcio es una de las consecuencias de la caída del ser humano. No importan las causas con que pueda argumentarse su necesidad, es en última instancia el fracaso del amor y el triunfo de la iniquidad. Como ocurre con todo pecado deja marcas y sus heridas se arrastran de por vida si no somos sanados por el poder del perdón y la gracia de nuestro Dios. Dios odia el repudio (Mal 2.16), pero no odia al divorciado. Nunca fue la perfecta voluntad de Dios que las personas se divorcien como tampoco lo fue que las personas pequen. Pero así como hay un camino para el perdón y restauración del pecador lo hay también para aquellos que fracasando en su vida conyugal acuden arrepentidos a los pies del Dios de amor. Bien sabemos que el perdón total y absoluto de nuestros pecados no nos evita sufrir las consecuencias de lo que hemos hecho. Aquellos que viniendo de una ruptura matrimonial encuentran perdón en Jesús no podrán evitar las consecuencias dolorosas de la situación que han generado o padecido. Nos cabe como iglesia anunciar el perdón y ser instrumentos de restauración conforme la infinita gracias de nuestro Señor.

LA SEPARACIÓN

Toda relación humana es compleja. Ya sea en la relación padres / hijos, entre hermanos, compañeros de trabajo o amigos, entran en juego múltiples factores que atentan contra estos vínculos. El carácter de las personas, sus historias de vida o la simple manera de ver la realidad son algunos de los elementos que suelen minar una relación. En el matrimonio las consecuencias de esta complejidad se acrecientan pues son dos personas que han decidido compartir toda su vida y todo en la vida.
Las crisis son inevitables, pero bien encaminadas se transforman en oportunidades para crecer y lograr una relación cada vez más sólida y estable. Para quienes depositamos nuestra fe en Jesucristo tenemos en Él la roca sólida sobre donde edificar nuestro hogar.
Sin embargo, no todos pueden sortear ciertas crisis en la relación.
Hay veces en que la violencia psicológica, verbal o física que uno o ambos cónyuges practican es de tal magnitud o el hecho de continuar juntos genera tantas heridas a ellos y a sus hijos que lo más aconsejable es que ambos se separen. No hablamos aquí de un divorcio sino de una separación cuyo propósito es resguardar la integridad física y/o psíquica de los involucrados. La tarea pastoral aquí debe estar dirigida a la sanidad y restauración de las personas como así también de su relación. Esto lleva tiempo y muchas veces requiere que junto a la labor pastoral participen otros profesionales para que el problema sea abordado desde una perspectiva integral. Es importante que la iglesia actúe como una comunidad sanadora, evitando emitir juicios apresurados o tomando partido por uno u otro, colaborando con la labor pastoral de restauración. Durante la separación ninguno de los cónyuges puede iniciar una relación amorosa con otra persona. Si lo hiciere se lo considerará en adulterio (1Cor 7: 10-15).

EL DIVORCIO

El divorcio es la ruptura total y definitiva del vínculo matrimonial. Es una situación extrema a la que solo se llegará cuando hayan fracasado todos los intentos de recomponer la relación, y la gravedad y profundidad de la crisis nos indiquen que ya no es posible seguir adelante con el matrimonio. Cuando se han agotado las alternativas mantener las apariencias de una unión formal puede ser más destructivo aún. Debemos recordar aquí la opinión de Jesús cuando expresó que la legislación sobre el divorcio en la época de Moisés (Dt 24:1-4) había sido una concesión no deseada pues lo que “Dios juntó, no lo separe el hombre” (Mt 19:6). No es el divorcio algo querido o deseado por Dios, solo permitido como salida dolorosa de un fracaso humano. Nadie puede buscar el divorcio aduciendo motivos banales o superficiales ni como respuesta ligera a una crisis no resuelta.
En tiempos del Antiguo Testamento y aun en los días de Jesús los hombres habían desarrollado la costumbre de “repudiar” a sus mujeres. La palabra hebrea que describe esta práctica es shalach y su equivalente en griego es apoluoo. La palabra hebrea para divorcio es keriythuwth (Jer 3:8) y literalmente significa escisión. Su equivalente en griego es apostasion. El “repudio” era una práctica perversa que dejaba a las mujeres abandonadas, olvidadas y en muchos casos literalmente deambulando por las calles. Esta costumbre fue duramente condenada por el Señor a través del profeta Malaquías cuando dijo: “Así que cuídense ustedes en su propio espíritu, y no traicionen a la esposa de su juventud. Yo aborrezco el repudio (shalach) – dice el Señor, Dios de Israel (Mal 2:14-16)”. Jesús reafirmó el rechazo divino al repudio recordándoles que al no estar disuelto el vínculo matrimonial cualquiera de los dos cónyuges que se volviera a casar estaría cometiendo adulterio (Mt 19:9; Mc 10:10-12; Lc 16:18; etc.). En todos los casos Jesús prohíbe el repudio (apoluoo), nunca prohíbe el divorcio (apostasion) por escrito de la ley mosaica. Jesús asestó un duro golpe al machismo que hacia de la mujer una cosa y del vínculo matrimonial algo que podía ser burlado con facilidad. Por esto sus interlocutores reaccionaron diciendo: “si esto es así entre el esposo y la esposa, es mejor no casarse” (Mt 19:10).
En nuestros días el repudio equivaldría, entre otras cosas, a la situación de aquellos que abandonan el hogar o echan a su esposo o esposa e inician una nueva relación con otra persona, o a toda actitud que toma livianamente el matrimonio terminándolo por cualquier razón.
El divorcio es una tragedia que a veces es la única solución razonable. Es una situación terminal y de ruptura. Como dice un autor: “Con el divorcio termina toda esperanza de salvar el matrimonio y se declara públicamente que éste ha fracasado. Si ha de haber paz con Dios, es necesario confesar el pecado relativo a este fracaso”.

NUEVO MATRIMONIO

Para quienes han atravesado por la agonía de un fracaso matrimonial no les está vedada la posibilidad de reconstruir sus vidas en un nuevo matrimonio. Es necesario aquí tomar en consideración lo siguiente:

a. Que los lazos afectivos con la nueva pareja no hayan comenzado antes del divorcio. Es decir que no hayan llegado al divorcio para quedar en una supuesta “libertad” para una nueva relación. De esta manera se estaría convalidando un adulterio.
b. Que la persona divorciada haya asumido delante de Dios su pecado y este dispuesta a un proceso de restauración.
c. Que haya pasado un tiempo prudencial desde el divorcio para asegurarse que la etapa anterior ha sido cerrada y sanada.

LA TAREA PASTORAL

a. Como pastores del pueblo de Dios debemos tener en claro cual es el modelo y propósito de Dios para el matrimonio.

b. La tarea pastoral en la construcción de familias sanas no empieza con el auxilio en la crisis matrimonial sino en el pastoreo y discipulado de los solteros poniendo en ellos los fundamentos sólidos para un matrimonio indestructible.

c. En el pastoreo de las parejas en crisis no debemos escatimar esfuerzos ni recursos espirituales y humanos para la preservación del matrimonio. El divorcio nunca debe ser una opción desde el principio.

d. La decisión del divorcio debe encararse cuando se tiene la convicción de que se han agotado todas las instancias y se está en una situación irreversible.

e. Llegan a la iglesia personas que bajo la apariencia de un matrimonio viven en situaciones anómalas. Algunos han vivido juntos durante años sin haberse casado; otros están juntos pero vienen de separaciones de hecho estando en concubinato; otros son inmigrantes indocumentados y aunque desean casarse legalmente no lo pueden hacer por su condición legal; y hay quienes queriendo concluir legalmente su antigua relación no saben cómo hacerlo pues desconocen el paradero de su cónyuge a quien no han visto por décadas. Estos son solo algunos ejemplos de miles de situaciones diversas. ¿Qué hacer? Es evidente que más allá de los detalles el vaso de la perfecta voluntad de Dios se ha roto. Nos toca a nosotros recomponerlo sabiendo que por más que nos esmeremos siempre se notaran las marcas. Pero, es preferible un vaso pegado que un vaso roto. Con el modelo del vaso original en mente debemos dar los pasos para que lo que hagamos sea lo más parecido posible al original. Se necesita de quienes vienen apertura para la corrección, aceptación de su pecado y disponibilidad para la restauración. De los pastores se exige firmeza, amor y gracia.
Como hemos visto, la pastoral de las parejas en crisis es un trabajo arduo y difícil. No siempre tenemos todos los elementos de juicio necesarios y en muchos casos se interponen en nuestra labor presiones e intereses de personas, familias o grupos de la iglesia. Por este motivo recomendamos que el pastor no decida en soledad sino que apele a la ayuda de consiervos o someta el caso al presbiterio de su zona. De igual manera debería abstenerse de decidir en situaciones en las que estén comprometidos familiares o personas de su círculo de amistad.
Es la misión pastoral ministrar para ser instrumentos para el cumplimiento de la oración que nos enseñó Jesús:

“Venga tu Reino
Sea hecha Tu voluntad en la tierra como en el cielo”

Dejar un comentario

Current month ye@r day *

ARCHIVO

diciembre 2018
L M X J V S D
« Nov    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31